La procesión marítimo-terrestre de la Virgen del Carmen de Torre del Mar será declarada Fiesta de Interés Turístico de Andalucía, tras superar los trámites administrativos requeridos. La declaración fue aprobada hace unos días por el Consejo Andaluz de Turismo y sólo falta la publicación en BOJA, algo que está previsto que se produzca en las próximas semanas. Esta cita, que ya contaba con la declaración de Fiesta de Singularidad Turística Provincial, tiene lugar anualmente diez días después de la festividad carmelita, el 26 de julio, coincidiendo con el día de Santa Ana. La hermandad carmelita de Torre del Mar celebra un triduo en los días previos al 16 de julio y en la solemnidad de la Virgen del Carmen, la función principal y un besamanos.

La devoción a la Virgen del Carmen en Torre del Mar puede fecharse en torno a 1888, cuando la familia Larios regala al pueblo la primera imagen. En un municipio de tradición marinera como este, pronto calaría su devoción y los hombres de la mar la tomarían como Patrona. El profesor Juan Antonio Sánchez López atribuye la actual imagen al círculo de José Navas-Parejo Pérez, por su «clara sugestión» de las populares imágenes letíficas marianas que ejecutase a finales de los años 30, en los casos de María Auxiliadora (1937-1938) de los Salesianos de Málaga, la Virgen de los Remedios (1938) patrona de Vélez-Málaga, y especialmente de la propia Virgen del Carmen Coronada (1938) de El Perchel, entre otras. «Podemos considerarla una pieza de taller que recuerda los modelos precitados –y por extensión muy conocidos en la Andalucía Oriental de 1940/1970- de José Navas-Parejo Pérez, perpetuados por sus colaboradores directos –entre ellos, sus hijos, José Navas-Parejo Jiménez que, en unión de sus hermanos Luis, Enrique y Emilio, asumieron la dirección artística del prolífico taller paterno- aunque, en este caso concreto, de la mano de uno de tantos artífices granadinos del momento que recreaba, en función de sus posibilidades, los patrones al uso en la imaginería religiosa tradicional y, especialmente, los de los artífices de más acreditada fama y prestigio», expone en un análisis de la talla.