• lunes, 18 octubre 2021
  • Actualizado: 17/10/2021
5 meses y 23 días para el Domingo de Ramos

En las décadas de los 80 y 90 el conocido restaurante malagueño Antonio Martín acogía unas famosas tertulias taurinas. El anfitrión de estas reuniones era el empresario malagueño Francisco Regueira, que también fue hermano mayor de la Cofradía del Descendimiento. Su vida taurina y cofrade confluyó en una idea: había que conseguir que la Virgen de las Angustias, titular mariana de la citada cofradía del Viernes Santo fuera la Virgen de los toreros. Ayudado por el recordado periodista Joaquín Jesús Gordillo, a la sazón familiar suyo, empezó a promover la iniciativa entre el escalafón. El primer traje que recibió la dolorosa, un lila y oro, lo donó Manolo González, diestro sevillano que a posteriori ejerció de apoderado de Francisco Rivera Ordóñez. La idea era que el triunfador de la feria donara el traje que había lucido durante la tarde de gloria.

Luego llegaron dos trajes grana y oro (uno de Manzanares padre, fallecido en 2014, y otro de ‘El Niño de la Capea’) con los que está proyectado hacer un terno torero completo. En el ropero de la Virgen también aguarda un traje purísima y oro de Ruiz Miguel y en los bastidores de los talleres de Juan Rosén ya se está transformando en saya un verde y oro que regalara el difunto Julio Robles. Este último, el día que formalizó la donación su traje (todos los toreros se han personado en la capilla del Hospital Noble para hacer la entrega) pidió quedarse en soledad ante la Virgen de las Angustias, un momento que en la cofradía se recuerda con mucho cariño por la emoción que recuerdan por parte del diestro.

Acto de donación del traje de Paco Ojeda. (@hdescendimiento)

Dos vestidos son ya una realidad: uno color nazareno y roro, hecho a raíz de un chispeante de Paco Ojeda, que lo suele lucir la Virgen en Cuaresma y en su traslado, y otro celeste, nacido de un vestido de Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’, habitual en el atavío por la festividad de la Inmaculada Concepción. En la mente de la cofradía anida la idea de poder reunir a todos los diestros que han donado  sus trajes.

Sayas a partir de sendos trajes de ‘Espartaco’ (celeste) y Paco Ojeda (nazareno). (M. J.)

Amén de las sayas, hay más detalles toreros. Por ejemplo, en el año 2019 la Virgen lució el Viernes Santo bordados de estilo ‘taurino’ en su palio. Unos trabajos de adecuación de las bambalinas obligaron a recomponer los bordados y a añadirle otras piezas, que fueron realizadas con lentejuelas y canutillo a modo de un traje de luces. Este no es el diseño definitivo ya que la cofradía guarda un discurso iconográfico realizado por el Catedrático de Historia del Arte, Juan Antonio Sánchez López, que hay que plasmar en bordado. Un proyecto  que tiene que pasar por la aprobación del cabildo de hermanos y que de momento se mantiene paralizado hasta que en el mes de junio se celebre un cabildo de elecciones.

El palio ‘taurino’ de la Virgen de las Angustias. (Domingo Mérida – @malaga)

En definitiva, la Virgen de la Angustias es la virgen del barrio de La Malagueta y es por eso que, tal y como explica el propia Francisco Regueira,  cuando llega la feria taurina se le enciende una vela  pidiendo por los toreros que salen al albero. Además, algunos de ellos han rezado en la capilla antes de su compromiso en el ruedo como han sido Miguel Ángel Perera, Manzanares hijo o el novillero malagueño Curro Márquez, que además es capataz de la Virgen.

Archivado en: Descendimiento, Toros.