Signos de la normalidad que, poco a poco, parece que va regresando. La Virgen de los Desamparados, una de las devociones masivas de España, patrona de Valencia -de donde es indiscutible icono de referencia-, recorrió al amanecer del pasado domingo 2 de mayo las calles del centro histórico de la Ciudad del Turia.

Lo hacía para presidir el tradicional rosario de la aurora que, en la semana previa a su festividad, el segundo domingo de mayo, se verifica con una imagen vicaria sobre unas andas.

La patrona de Valencia, uno de los primeros pasos para la paulatina recuperación del culto externo en las grandes ciudades

La procesión contó con todos los elementos tradicionales, incluido músicos, propios de esta cita clásica para los valencianos, con la única salvedad de que la Virgen no fue portada a hombros de los fieles, sino a modo de carroza, llevada a ruedas, para garantizar las distancias de seguridad entre los encargados de esta encomienda. Son los primeros pasos para la paulatina recuperación del culto externo en las grandes ciudades.

La Virgen de los Desamparados partió a las siete de la mañana y recorrió las distintas calles del centro histórico para regresar al templo en torno a las 8.30 horas. El propio Arzobispado de Valencia se hizo eco en redes sociales de la celebración este piadoso acto con que arranca la semana previa a la solemnidad de la patrona de Valencia.

Una festividad con restricciones

De cara a las fiestas centrales de la Virgen de los Desamparados, desde la basílica se han establecido diversas normas para garantizar las medidas de seguridad precisas en este período de pandemia. Así, el 8 de mayo, víspera de la festividad, el templo se desalojará a las 19.15 horas para llevar a cabo la Salve Solemne a la Virgen a las ocho de la tarde con el acceso restringido.

De idéntica forma ocurrirá el propio domingo 9. La llamada popularmente Missa d’Infants de las ocho de la mañana será con acceso restringido y desde la organización el templo ruegan a los fieles que no se agolpen en las inmediaciones de la Plaza de la Virgen si no tienen acreditación para acceder.

La patrona de Valencia, saliendo de su basílica al amanecer. (@archivalencia)

Durante el resto de la jornada, la basílica no celebrará ninguna misa más para facilitar el acceso del pueblo valenciano y devotos en general a la Virgen de los Desamparados en su fiesta.

Por la tarde, según expresan desde la propia basílica, “la imagen de la Virgen saldrá en su Maremóvil (vehículo que porta la imagen en las peregrinaciones) sin ningún aviso de su recorrido ni horario, con la simple intención de acercar la Virgen a sus hijos, tal y como lo está haciendo en estos días por los pueblos cercanos a Valencia”. En efecto, durante esta semana, esta imagen vicaria está recorriendo los pueblos más cercanos a la capital en este peculiar vehículo.

Archivado en: Valencia.