El COVID-19 se ha llevado por delante la segunda romería del Rocío. Pero, al menos, este año el panorama ha mejorado considerablemente y, por este motivo, la Real Hermandad del Rocío de Málaga ha retrasado los cultos a la Solemnidad de Pentecostés, al no poder personarse en la aldea de El Rocío para participar de las celebraciones programadas por la Hermandad Matriz.

Así, los rocieros de Málaga están celebrando un triduo en su sede, la parroquia de la Santísima Trinidad, del 20 al 22 de mayo a partir de las ocho de la tarde. El domingo 23, Pentecostés, la Hermandad celebrará su solemne función principal de instituto a las 12.30 del mediodía.

El pasado 15 de mayo, sábado en que tradicionalmente sale la Hermandad de Málaga hacia tierras almonteñas, se celebró la misa de romeros y se expuso posteriormente el Simpecado en la placeta del Compás de la Trinidad, recibiendo las visitas de hermanos y fieles. Esta semana, en que se hubiera llevado a cabo el camino, la hermandad ha programado diversos actos de cultos que culminarán con la función solemne de Pentecostés, con que acaba el tiempo de Pascua.

Por su parte, la otra hermandad rociera de la capital, la de Málaga-La Caleta, celebró el triduo del 28 al 30 de abril en su sede de la iglesia de Santiago, con función principal el 1 de mayo. El Simpecado quedó expuesto a la veneración en la jornada del viernes 14 de mayo, en que debía haber salido hacia Doñana.

Durante los días previos a Pentecostés, desde las redes sociales han promovido el hashtag #CaletaEsParaMi, en donde los devotos y hermanos cuentan sus experiencias con la hermandad rociera, la número 85 de las filiales de la Matriz de Almonte.

Los actos finalizarán el lunes 24 de mayo con la misa de acción de gracias a las ocho de la tarde. Ese mismo día, Lunes de la Virgen en que la patrona de Almonte suele salir en procesión, se da la circunstancia de que se iniciará el proceso electoral, que concluirá con los comicios que tendrán lugar el 2 de julio.