Balance del Viernes Santo 2019

elcabildo.org hace balance de la Semana Santa 2019. Tras publicar cada día la crónica de la jornada, que trata de analizar aspectos generales acontecidos, llegada la Pascua, el equipo valora los días vividos cofradía a cofradía. Cada cofrade tendrá su opinión particular y este equipo comparte la suya: encendemos un ‘cirio’ para destacar aspectos positivos del día y un ‘foco’ para poner sobre la mesa realidades que consideramos mejorables.

· La cruceta musical: El pentagrama del Viernes Santo, minuto a minuto.

 

Monte Calvario

Cirio. Más allá de que pueda haber margen de mejoría en su confección, es muy de agradecer el esfuerzo por dotar de personalidad al hábito nazareno. Las crucetas musicales de ambos tronos volvieron a brillar, especialmente la del trono del Señor de la Paz y la Unidad, tras el que sonaron algunas piezas inéditas para nuestra Semana Santa.

Foco. Llama la atención el exiguo número de nazarenos en la sección del Cristo, tanto por la enorme diferencia con respecto a la nutrida sección mariana como por el papel protagonista que la imagen ejerce en las costumbres piadosas de la ciudad.

Ante el nuevo Recorrido oficial. Le beneficia, aunque no aprovechó esa ventaja a la hora de elaborar su recorrido.

 

Descendimiento

Cirio. El trono de la Virgen volvió a sacar en sus esquinas los antiguos arbotantes del Carmen de El Perchel, que mejoran el conjunto procesional. Acertado arreglo general del grupo escultórico del Señor, cuya imagen principal lucía espléndida tras su restauración. El palio, aunque no parece que sea una obra definitiva, al menos mejora su aspecto con respecto a anteriormente. Con todo, ¿no le favorecería un palio de cajón sin concesiones?

Foco. Igual que el grupo escultórico salió favorecido en cuanto a atuendo, no se puede decir lo mismo del arreglo de la Virgen de las Angustias. Esta Dolorosa, además, figura en el trono manifiestamente alejada de la candelería que debe iluminarla. Discreta actuación de la banda de Las Flores. ¿Si todos los años ocurre lo mismo con el ficus de la avenida de Cervantes, por qué no cambiar el itinerario?.

 

Dolores de San Juan

Cirio. El carisma de los Dolores de San Juan es tan aislado como necesario en la ciudad, y éste se mantuvo intacto a pesar de que el nuevo Recorrido oficial no casa con una filosofía ajena a curvas y revueltas sin motivo. El Señor lució de nuevo cera natural en los hachones y, además, se notó a nivel lumínico. Las capillas musicales explotan satisfactoriamente el amplio patrimonio musical propio.

Foco. En el entorno de Uncibay y Calderería, rodeada de bares y ruidos, la Archicofradía acusó mucho más que otras un ambiente tan poco propicio, hasta el punto de que debería plantearse huir de él.

Ante el nuevo Recorrido oficial. Sale perjudicada, tanto por el propio carisma que le desaconseja dar rodeos, como por su situación en el día, cuando tiene que volver al templo.

 

Amor

Cirio. En un año en el que especialmente han abundado los clásicos montes de flores, se agradece un alto risco como el que lucía el trono del Señor. El cortejo de nazarenos destacó por numeroso y ordenado.

Foco. Tras avanzar en el conjunto de la Dolorosa y renovar sus hábitos de nazareno, y además en el contexto de una Semana Santa en progresión patrimonial, el actual trono del Cristo del Amor se está quedando significativamente atrás.

Ante el nuevo Recorrido oficial. Le beneficia, aunque no aprovechó esa ventaja a la hora de elaborar su recorrido.

 

Soledad de San Pablo

Cirio. Sustancial mejora en la presentación del grupo escultórico, dotado con ropajes más austeros y con las figuras mucho mejor situadas. Con todo, la imagen del Señor aún permite mejorar en visibilidad y podría prescindir de ir sobrevestido. Se aplaude que la Virgen de la Soledad luciera coronada por una ráfaga.

Foco. El Señor se vio alumbrado por luz eléctrica y, ya de retorno, pendía en exceso. El trono de la Virgen ha quedado mejor sin tantos brazos de tulipas alrededor del cajillo, pero necesita alguna solución para iluminar la imagen -descartando luz artifical-. Su friso de flores quizá pecó de excesivo.

Ante el nuevo Recorrido oficial. Le beneficia, aunque acabó teniendo un recorrido prácticamente simétrico a la ida y a la vuelta.

 

Piedad

Cirio. En una Semana Santa en la que el centro histórico se ha cerrado en demasía, se agradece que la Hermandad siguiese apostando por calle Carretería para entrar al Recorrido oficial a partir de la Tribuna de los Pobres, siendo la única que lo hizo en Viernes Santo: una estampa de siempre en un año novedoso. Las túnicas de la sección de 1929 bien merecerían ser la de todo su cortejo, tanto por la originalidad de éstas como por la discreción de las otras que aún se siguen empleando.

Foco. Aunque tiene sus años contados, el trono de la Virgen requeriría de algunas mejoras, como la incorporación de cera natural. El repertorio musical podría mejorar aún más, aunque lo cierto es que algunas piezas propias ayudan poco a ello.

 

Santo Sepulcro

Cirio. El conjunto procesional de la Virgen se ha convertido en uno de los más depurados y refinados: este año se sumaron a la causa las acertadas cartelas del cajillo. Del atinado arreglo de la Dolorosa, a destacar la impecable caída del manto. Se agradece el ejemplo de compostura -en actitud y formas- de los hombres de trono del Catafalco.

Foco. Sigue siendo difícil de entender la presencia de los acólitos en muralla delante de los tronos. El Catafalco sigue escoltado por hachones de parafina.

 

Servitas

Cirio. Favorecedor arreglo de la Dolorosa, muy despejada, que ponía en valor su enorme calidad artística. A pesar de seguir llevando luz eléctrica, es digno de elogio el celo en que fuese más discreta y tenue que nunca.

Foco. La Orden debió calcular mal el encierro y llegó a San Felipe más de una hora antes. Improcedente que las luces de la Tribuna se encendieran apenas girar la Virgen de los Dolores a calle Larios, con el impacto visual que supuso.

Ante el nuevo Recorrido oficial. Sale perjudicada con exceso de revueltas y más conflicto sonoro con otros cortejos que aún no han abandonado el entorno.